Amamos los esmaltes y quisiéramos que duren para siempre, por eso te compartimos nuestros tips y consejos expertos para cuidar la calidad de tu esmalte y evitar que se seque.

Tener una gran cantidad de esmaltes de diferentes tonos es un must para toda Nail Artist. Sin embargo, sabemos que una de las grandes preocupaciones está relacionada a cómo mantener la vida útil de todos los productos sin que se dañen o se sequen. 

Al ser un producto químico, con el tiempo sus componentes se pueden separar, formar grumitos o simplemente secarse. Acá te damos algunas recomendaciones para que puedas cuidar tus esmaltes y un extra tip para revivir ese esmalte que se te secó.

 

Consejos para mantener los esmaltes en buenas condiciones

 

1- Temperatura, luz y humedad

Es muy importante proteger los esmaltes de las altas temperaturas, sobre todo en verano, porque el calor daña y deteriora el producto. Como consecuencia, podés notar que se separa, que se forman pequeños grumitos dentro del envase que repercute en su textura o incluso se pueden secar. Guardalos en un lugar fresco (puede ser algún refrigerador especial para productos cosméticos) y alejado de fuentes de calor como el sol. 

 

2- Cuidado con el tiempo que los tenés abiertos

Los esmaltes suelen deteriorarse cuando entran en contacto con el aire debido a su propio proceso de oxidación. Para usarlo, sabemos que tenemos que abrir el envase y mover el pincel constantemente, por lo que la recomendación clave es mantenerlo bien cerrado cuando no está en uso, ajustando la tapa para que no entre nada de aire. 

 

3- Que haya movimiento

Para conservar la vida útil del esmalte y evitar que se seque hay que mantenlo en movimiento. Aunque sea un color que no uses mucho, al menos una vez a la semana, te recomendamos mover el envase haciendo que el material llegue a todos los rincones y frotarlo entre tus manos unos segundos para que los componentes del esmalte se mantengan unidos y en buenas condiciones.

 

4- Limpieza 

Mantener el envase limpio es un aspecto fundamental. Cuando termines de usarlo, limpiá bien sus bordes con un algodón embebido con removedor para retirar todo el producto seco que se suele acumular ahí y que no permite que cierre bien la tapa. Recordá que el aire que ingresa por ese espacio repercute y daña tu esmalte. 

 

5- Reviví tus esmaltes

Si mientras estás leyendo esto recordaste ese color hermoso que se secó, te contamos un tip infalible para revivirlo: ¡el famoso baño maría! Calentá un poco de agua (¡ojo que no tiene que hervir, retirarla antes del punto de ebullición!), colocala en un vaso y sumergí tu esmalte hasta la tapa (es decir, solo el envase de vidrio). Dejalo unos 3 minutos y retirá. Vas a notar que el contenido rápidamente se disuelve y se torna líquido otra vez. 

Este truco podés usarlo varias veces, pero lo ideal es que sigas todos los consejos anteriores para evitar que tus esmaltes se dañen. 

 

En Pink Mask procuramos crear productos que enamo­ren, que cuiden la salud de las personas y que preserven el mundo en el que vivimos. Nuestros esmaltes tienen dos años de duración a partir de su elaboración. Podés encontrar esta información chequeando la fecha de vencimiento en el envase. 

Deja una respuesta

Este sitio utiliza cookies de google.