Existe una diferencia fundamental entre los esmaltes semis y los tradicionales: la luz que los cura. Hoy te contamos qué son técnicamente los esmaltes en gel, cuáles son sus beneficios y qué tener en cuenta a al hora de usarlos.

 

Técnicamente, ¿qué es un esmalte semipermanente o esmalte en gel?

Los esmaltes semipermanentes o esmaltes en gel, a diferencia de los tradicionales, para secarse (curar) necesitan de la luz UV/LED. En su formulación poseen fotoiniciadores que, al recibir una luz UV o LED, se solidifican por la polimerización de sus moléculas. Como resultados, se crean cadenas de moléculas y, a su vez, una macromolécula (súper molécula o una molécula gigante) de material sólido (polímero -material duro).

Todas las resinas se solidifican después de ser expuestas durante un tiempo a la luz UV o LED. Pero sólo porque se han solidificado no significa que se hayan curado correctamente: el gel que polimeriza durante un tiempo insuficiente o no polimeriza por completo, tiende a manchar, cambiar de color, elevar, romperse y aumentar el riesgo para tus clientas o clientes a desarrollar alergias a los productos. 

 

5 beneficios del esmalte semipermanente o en gel

1.Dura mucho más que el esmalte de uñas tradicional. Puede permanecer intacto por hasta 3 semanas a 1 mes. 

2.No se astilla, rompe o pela fácilmente y, además, conserva el brillo por más tiempo.

3.Da a tus uñas protección adicional.

4.Seca al instante, por lo que acorta mucho los tiempos de espera del secado. 

5.Es más fácil crear algunos Nail Art debido a su versatilidad y menor tiempo de secado.

 Si bien tienen muchos beneficios, tenés que saber que estos esmaltes deben ser utilizados siguiendo todas las recomendaciones para evitar un mal acabado. Por ejemplo, es muy importante preparar apropiadamente la uña natural para evitar problemas de adhesión del producto. También es importante que, cuando lo apliques, el esmalte no toque las cutículas y/o piel del costado del dedo porque se produce un vacío entre el esmalte y la uña que una vez roto, contribuye al levantamiento temprano del esmaltado y a la producción de hongos por humedad.

A la hora de curarlo, debés procurar que las capas que coloques sean finas para que la luz pueda atravesarlas completamente y el producto no quede húmero. Por otro lado, hay que evitar el exceso de curado porque esto puede resecar el producto. Siempre chequeá el tiempo de luz que tu esmalte necesita. Un error muy común es no usar la lámpara adecuada. Revisá el etiquetado del producto, si cura en UV o LED o ambos; ya que de ello depende el resultado.

 

Algunos tips de cuidado para que le compartas a tus clientas o clientes

  • Es importante tener especial cuidado las primeras 24 horas después de la aplicación y evitar el calor intenso durante este período.
  • Usar aceite para cutículas diariamente para mantener tus uñas nutridas, estimular el  crecimiento y prevenir el levantamiento.
  • Siempre ponerse guantes para lavar o limpiar. 
  • Siempre evitar el contacto con cloro y productos abrasivos. 
  • Lavarse bien las manos luego de utilizar repelentes para insectos o protector solar.
  • Siempre realizar a tiempo el mantenimiento o retiro del esmaltado semipermanente.
  • Nunca tirar ni pelar el producto, ya que esto podría dañar la uña natural.
  • Evitar limarlas y/o empujar las cutículas hacia atrás, ya que esto puede romper el sello del gel y provocar levantamientos.

 


Ya sabés qué son los esmaltes semipermanentes, cuáles sus beneficios, cómo usarlos y hasta tips para que duren mucho más. Ahora te invitamos a conocer la gama completa de esmaltes semipermanentes de Pink Mask. Procuramos crear productos que enamo­ren, que cuiden la salud de las personas y que preserven el mundo en el que vivimos. 

Deja una respuesta

Este sitio utiliza cookies de google.